Audio-coloquio

Vivir una experiencia traumática afecta a la salud psicológica e incluso física de las personas. Pero en los niños las consecuencias pueden ser aún mayores porque una vivencia de este tipo puede modificar su trayectoria evolutiva, su desarrollo.

El trauma infantil debe abordarse siempre desde la perspectiva evolutiva y teniendo en cuenta el apego como factor fundamental que es lo que, en gran medida, más lo diferencia del trauma adulto.