Audio-coloquio

Tristeza, apatía, falta de interés, irritabilidad, etc. En el otro extremo, estado de ánimo expansivo, alegría excesiva, agitación psicomotora, desobediencia.

El niño con trastorno bipolar puede experimentar ambos rasgos, depresivos y maníacos, al mismo tiempo. Se trata de una enfermedad mental de difícil y tardío diagnóstico, poco conocida y poco investigada en edades tempranas a pesar de las gravísimas consecuencias que puede llegar a tener para los adolescentes afectados.