Generalización y discriminación

Desde la perspectiva funcional, un estímulo puede ser cualquier evento siempre y cuando su presencia produzca alguna reacción en el sujeto. Cada evento se etiqueta según el papel que representa respecto a otros eventos.

Desde la perspectiva estructural o topográfica (basada en propiedades físicas) un estímulo puede ser exteroceptivo si proviene del medio externo, o interoceptivo si proviene del medio interno (como el latido del corazón, malestar gástrico...). Otra posible distinción son los estímulos propioceptivos, que son aquellos generados por la posición y el movimiento del cuerpo. Una última distinción, algo más compleja, son los estímulos relacionales, que son aquellos que dependen de la conexión que mantienen entre sí dos o más elementos. Por ejemplo si reforzamos la respuesta “decir igual” ante dos figuras idénticas, pero la castigamos ante dos figuras diferentes, el E+ que adquiere el control no es ni cada figura por separado ni el conjunto, sino la relación que mantienen entre sí.

Lo más importante es saber que desde el punto de vista estructural, los estímulos están compuestos por rasgos o propiedades. Un círculo rojo puede ser un estímulo unitario, pero está formado por diferentes propiedades, como tamaño, color, tacto, velocidad a la que se mueve... Y esas propiedades pueden ser compartidas por otros eventos que el observador etiqueta como estímulos diferentes. Todos los estímulos comparten algún rasgo y todos se diferencian de los demás en algún otro. No existen ni dos completamente iguales, ni dos completamente diferentes. Por eso ante estímulos semejantes puede ser o no adaptativo comportarse de la misma manera dependiendo de las exigencias del entorno, y para ajustarse a esas exigencias los organismos han desarrollado dos capacidades complementarias y contrarias:la generalización y la discriminación.

Cuando un estímulo adquiere cierto control sobre la conducta (EI, EC o Ed) todos los rasgos que lo componen adquieren cierto grado de control, probablemente algunos más que otros. Esto implica que cualquier estímulo que comparta alguno de esos rasgos, también puede ejercer cierto control sobre esa conducta del sujeto, y cuántas más o menos propiedades compartan, el control será más o menos parecido al que ejerce el estímulo que se ha condicionado. Por tanto aunque no hayamos tenido experiencia con algún estímulo, dependiendo de lo que se parezca (comparta rasgos) a un EI, EC o Ed, controlará nuestra conducta. Este fenómeno se denomina generalización del estímulo y es considerada por algunos autores como una capacidad innata seleccionada por su valor adaptativo, porque permite comportarnos de manera efectiva ante estímulos “nuevos”.

Pero no siempre lo adaptativo es responder de la misma forma ante estímulos diferentes (generalizar), en ocasiones pequeñas diferencias entre estímulos pueden tener consecuencias completamente diferentes para la misma topografía de conducta. Por ejemplo la llave del coche puede ser casi igual que la de nuestra casa, pero meter la llave en una u otra cerradura tiene consecuencias diferentes. La discriminación consiste en responder de manera diferente ante estímulos diferentes, y al contrario que la generalización, esta capacidad requiere de entrenamiento. A este entrenamiento se le denomina condicionamiento discriminativo o reforzamiento diferencial, y al comportamiento resultante conducta discriminativa o respuesta diferencial.

Hay dos tipos de entrenamiento discriminativo, que más adelante se explican detalladamente, pero a modo de ejemplo serían:

  1. Control pavloviano. Presentamos de forma contingente positiva un sonido (EC1) y una descarga (EI) mientras que hacemos que una luz (EC2) mantenga contingencia nula con la descarga.Consideramos que existe control por el estímulos si la RC excitatoria aversiva solo es elicitada en presencia del EC1 y no del EC2, es decir si el sujeto discrimina entre el EC1 y EC2. Si la respuesta se da ante los dos estímulos, o no se emite ante ninguno, no existiría tal control.
  2. Control operante: hacemos que el reforzamiento positivo de una conducta correlacione positivamente con la presencia de una luz roja (E1) y negativamente con la luz verde (E2). Si el sujeto emite la respuesta correcta (R) con una tasa mayor (o más frecuentemente, o más intensamente) en presencia del E1 que en presencia del E2, consideramos al a luz roja como un Ed+ para esa conducta, y a la luz verde como un Ed-. La ejecución del sujeto prueba de esta forma que discrimina entre ambos estímulos, es decir que su conducta se encuentra bajo el control de éstos.

Aspectos importantes respecto a la dicotomía generalización/discriminación:

  1. El control por el estímulo es un continuo en cuyos extremos se encuentran la generalización y la discriminación, en posiciones opuestas. Esto significa que cuando un sujeto está demostrando una alta generalización también podría etiquetarse como una baja discriminación, y a la inversa. Se considera que existe un mayor control por el estímulo cuánto mayor es la discriminación demostrada, mientras que ante un alto grado de generalización se estima que el control por el estímulo es bajo.
  2. La generalización no es más adaptativa que la discriminación, ni al contrario. Que una cosa u otra sea más adaptativa va a depender de las exigencias del ambiente. La generalización de un estímulo va descendiendo a medida que el sujeto es expuesto a reforzamiento diferencial ante variaciones de dicho estimulo. No obstante, en términos generales, cuánto mayor es nuestra discriminación entre los estímulos más fino es nuestro ajuste al medio, ya que emitimos respuestas diferenciales ante pequeñas variaciones del contexto.
  3. La generalización y la discriminación se pueden producir con todos los estímulos que ejercen control sobre la conducta, incluido los estímulos discriminativos. Los Eds (a pesar de su nombre) están sujetos también a la generalización. Cualquier modalidad de paso de cebra, por ejemplo, puede ejercer el mismo control sobre nuestra conducta de cruzar la calle que la que ejerce la modalidad concreta con la que se ha condicionado dicha respuesta, por supuesto, este control va a depender de cuanto se parecen.

Contenido relacionado