Control pavloviano y control operante

Como ya sabemos las RI se dan ante determinados EI, y mediante el condicionamiento clásico esa respuesta se puede dar ante otro estímulo, el EC, de forma que tanto el EI como el EC elicitan respuestas reflejas, RI y RC.

En la conducta operante en cambio, la respuesta no es disparada de forma automática por la presencia de un evento antecedente (EI o EC). La emisión de la respuesta depende de muchos factores, por lo que su predicción es una probabilidad. Esta probabilidad viene determinada por las consecuencias que le han seguido en el pasado, por la motivación del individuo, por los costes que tiene, etc. Esto no quiere decir que la conducta operante no esté controlada por la estimulación antecedente. Los procedimientos de CO y los programas de refuerzo/castigo aumentan o disminuyen la probabilidad de que una conducta se emita en el futuro, siempre dentro de algún contexto. Y cuando ese contexto es contingente con la presencia de algún procedimiento y/o programa, adquiere propiedades de control sobre la operante. Que haya muchas variables dependientes no implica la negación de cada una de ellas por separado, solo hay que tener más elementos en cuenta para mejorar la predicción/control de la conducta.

Los eventos de control en la conducta operante, el contexto al que nos referimos, se denominan estímulos discriminativos (Eds) y pueden ser positivos o negativos. Los estímulos discriminativos positivos (Ed+ o E+), también llamados simplemente “discriminativos” son los que mantienen una contingencia positiva con el reforzamiento de alguna conducta, ya sea mediante un entrenamiento de recompensa (reforzamiento positivo) o de escape/evitación (reforzamiento negativo). Los estímulos discriminativos negativos (Ed- o E-), también llamados “estímulos delta”, serían aquellos contingentes con el castigo (castigo positivo), con el entrenamiento de omisión (castigo negativo), o con la extinción de una conducta. La presencia de un Ed+ aumenta las probabilidades de que se emita la conducta con cuyo reforzamiento ha sido contingente, y la presencia de un Ed- disminuye esa probabilidad. Es importante sobre los Eds saber que:

  1. Un mismo Ed puede modificar la probabilidad de emisión de varias conductas, no son exclusivos.De la misma manera una conducta puede estar bajo el control de diferentes Eds
  2. La presencia de un Ed no modifica la probabilidad de cualquier operante, solo de aquellas con las que ha mantenido alguna relación de contingencia con su reforzamiento, castigo o extinción
  3. La presencia de un Ed no implica la aparición de un reforzador o estímulo aversivo por sí mismo, indica que existe una alta o baja probabilidad de que tras emitir la conducta esta sea reforzada o castigada.
  4. Si una conducta está bajo el control de un Ed+ debe haberse condicionado también uno o más Ed- para esa misma conducta, y a la inversa.
  5. De la misma forma que el control de un EC puede extinguirse, el control de un Ed puede desaparecer si la conducta deja de mantener la contingencia que mantenía durante la adquisición con la consecuencia.

De la misma forma que en el aprendizaje de CC no se puede entender la respuesta refleja sin el estímulo que la desencadena, en análisis de la respuesta operante debe tener en cuenta a los discriminativos que la controlan. Ésta es la contingencia mínima pero no la única, la cantidad y complejidad de los estímulos de control pueden, y de hecho suelen, aumentar extraordinariamente.

Contenido relacionado