Situaciones experimentales

Condicionamiento del miedo

Según Watson y Rayner los patrones de reacción emocional de la infancia solo eran miedo, ira y amor, que mediante CC se incrementaban, tanto estas emociones como sus compuestos, dando lugar a la complejidad de las respuestas emocionales en adultos. Para ponerlo a prueba, hicieron el experimento de condicionamiento del miedo en un niño de 9 meses, Albert B.

Albert era un niño sano y particularmente impasible. Le presentaron distintos estímulos, como una rata, un perro, algodón, periódicos ardiendo.... Y ninguno provocó una respuesta de miedo en el crio, que los experimentadores median mediante la conducta de retirada ante el estímulo. Hicieron sonar una barra de acero detrás del niño, lo que le produjo sobresalto y llanto. En la fase de condicionamiento se presentó una rata blanca, y cuando el niño estaba tocándola, se hacía sonar el ruido de la barra, lo que hacía que el niño se alejara de la rata. Tras varios emparejamientos, el niño se alejaba de la rata sin necesidad del sonido: había desarrollado miedo a la rata.

Por último se realizó una prueba de generalización: también se alejaba al presentarle un conejo blanco.Otros estímulos, como un abrigo de piel, algodón, o un perro, provocaron una respuesta de menor magnitud. Por tanto el miedo condicionado a la rata se generalizo a otros objetos peludos. Hoy como no nos dejan experimentar con niños (cosas de la ética, ya sabéis) pues usamos ratitas.

Se introduce la rata en la caja de Skinner y se le presenta un tono o una luz como EC, y una breve descarga eléctrica como EI. Tras varios ensayos de emparejamiento de EC-EI la RC del miedo consiste en la paralización (respuesta de defensa específica ante algo aversivo) de la rata ante el EC.

Para medir la paralización de la rata se ha desarrollado una técnica llamada respuesta emocional condicionada (REC) o supresión condicionada que registra como el EC altera la actividad del animal, es decir viendo en qué medida la rata ante el EC deja de hacer lo que estaba haciendo. En este experimento diseñado por Skinner se entrenaba a la rata a presionar una palanca para obtener comida, y cuándo lleva un ritmo regular empieza la presentación del EC seguido de la descarga. Tras varios ensayos la rata aprende a anticipar la descarga cuando se le presenta el EC, por lo que se queda quieta y no toca la palanca hasta que éste desaparece.

Para calcular en qué medida el EC suprime la conducta se cuentan el número de presiones de palanca emitidas durante la exposición del EC y durante un periodo de la misma duración justo antes del EC. Se aplica esta fórmula:

Cuando el EC no predice la descarga, el número de presiones de palanca es el mismo cuando está presente y en el tiempo pre-EC. A medida que el EC va tomando valor predictivo, la rata irá paralizándose en su presencia, por tanto la escala es inversa: un mayor nivel de condicionamiento, o lo que es lo mismo un mayor nivel de paralización del animal, es indicado por un nivel más bajo de razón de supresión. (ej.: 0,50 sería menos condicionamiento que 0,33. El nivel máximo de condicionamiento sería 0, que se da si la rata suprime por completo su conducta durante el EC). Este experimento se ha adaptado en humanos con un videojuego.

Condicionamiento del parpadeo

El reflejo palpebral consiste en el parpadeo que se produce cuando, por ejemplo, se acerca un objeto o un soplo de aire repentinamente a los ojos. Este reflejo tiene lugar en distintas especies y su condicionamiento se produce al presentar por ejemplo un tono (EC) antes del soplo de aire a los ojos (EI). Tras un número suficiente de emparejamientos, el sujeto parpadeará ante el EC.

Se ha estudiado en diversas especies, incluido en humanos, pero sobre todo en conejos porque toleran bien la restricción de movimientos en largos periodos y es raro que parpadeen espontáneamente. La RC de parpadeo es muy fácil de medir si la comparamos con otros tipos de respuesta que se miden en otros condicionamientos, lo que ha hecho que se desarrollé gran cantidad de investigación.

Para su estudio se sitúa al conejo dentro de un aparato, como el que sale abajo, y se conecta a un equipo que registra la respuesta de parpadeo. El EI suele ser un soplo de aire al ojo o una breve descarga en la piel de debajo del ojo, mientras que el EC puede ser una luz o un tono. Se presenta el EC durante medio segundo seguido inmediatamente del EI, lo que provoca la RI de parpadeo. A medida que se repiten los emparejamientos EC-EI se va observando también la respuesta de parpadeo ante el EC y se registra el porcentaje de ensayos en los que se da (se necesitan varios cientos de ensayos para desarrollar la RC)

Seguimiento del signo

Las situaciones experimentales anteriores muestran una respuesta refleja como RC, pero no sólo este tipo de respuestas pueden ser condicionadas. En el paradigma del seguimiento del signo o automoldeamiento el sujeto se aproxima y toma contacto con el estímulo que le señala disponibilidad de comida. El primer experimento de este tipo lo realizaron Brown y Jenkins con palomas. Las metían en una caja de Skinner con una tecla circular en la pared que podía iluminarse y con un comedero retráctil (abajo está el dibujo). La luz (EC) se encendía durante 8 segundos inmediatamente antes de que se activara el comedero dando acceso a la comida (EI), cosa que sucedía de manera automática, independientemente de lo que hiciera la paloma.

La respuesta condicionada que se obtenía de este experimento es que la paloma acababa acercándose y picoteando la tecla iluminada, aunque eso no suponía obtener comida. Esta respuesta solo se produce si se emparejan el EC con el EI, si se presentan de forma aleatoria no se da. También es necesario que el EC tenga una localización precisa, para que se produzca su seguimiento, aunque puede estar alejada del comedero. De nuevo se ha estudiado en muchísimas especies, incluyendo humanos, aunque la mayoría han sido con ratas y palomas

Aprendizaje de aversión del sabor

Para adquirir una aversión al sabor la ingestión de un sabor nuevo debe ir seguida de un malestar gástrico que provoque nauseas. Para experimentarlo generalmente se ha usado ratas. El procedimiento típico consiste en que el animal infiera una comida o bebida con un sabor novedoso (EC) y después se le inyecte una droga o se le someta a radiación (EI) que le provoca malestar gástrico. El resultado es que el sabor de ese alimento le produce náuseas y deja de consumirlo. Este aprendizaje es muy importante para la supervivencia del animal y tiene un gran valor adaptativo, porque le ayuda a discriminar alimentos beneficiosos o nocivos para la salud.

Aunque se trata de un CC el aprendizaje de aversión al sabor tiene características especiales: la primera es que puede llegar a adquirirse una fuerte aversión con un solo ensayo de emparejamiento sabor-malestar; la segunda es que el aprendizaje tiene lugar incluso cuando transcurren horas entre la exposición al sabor y el malestar. Ambas características son adaptativas desde el punto de vista evolutivo, la primera porque si se necesitaran más ensayos el animal podría envenenarse, y la segunda porque algunos efectos nocivos no son inmediatos en el organismo.

Contenido relacionado