8.3. Medidas de carga mental

Medidas fisiológicas

Se refiere a cambios de medidas en el organismo, que se producen como respuesta a las demandas impuestas por la tarea.

Existen dos conjuntos genéricos de medidas fisiológicas:

  1. Las relacionadas con el nivel arousal.

  2. Las relacionadas con la actividad cerebral.

Medidas de arousal

Lo básico de estas medidas es que determinados sistemas fisiológicos relacionados con el arousal se activan siempre que las demandas requeridas por una tarea, impongan mayor esfuerzo mental al operador.

Cuando más elevadas sean las demandas de la tarea, mayor es el tamaño de la pupila. Se ha descubierto, que el diámetro de la pupila se muestra sensible ante una variedad de fuentes de carga mental, tales como carga de memoria, tareas de clasificación y complejidad en la respuesta motora.

Los cambios cardio-vasculares también están asociados a alteraciones del nivel arousal así como con el esfuerzo mental y físico. Por esta razón, el mejor indicador de la carga mental es la variabilidad de la frecuencia cardiaca, pues conforme se incrementa la carga mental, uno de los componentes de la variabilidad de la frecuencia cardiaca disminuye.

Medidas de activación cerebral

Los potenciales evocados detectan también la carga mental. Las modificaciones de la dificultad de la tarea pueden manifestarse a través de los diversos componentes de los ERP, y son sensibles a la prioridad que se otorguen a una tarea frente a otra.

Un componente también asociado a la carga mental es el P3. Este componente es de gran magnitud cuando aparece un estímulo inesperado. Los ERP son buenos indicadores de carga mental, incluso cuando el estimulo utilizado para causar el ERP es totalmente irrelevante para la tarea.

Bajo condiciones de alta carga en las tareas en las que el operador está demasiado ocupado y no tiene recursos disponibles para ejecutar una respuesta, los ERP resultan muy efectivos como técnica de medida de la carga.

Medidas conductuales del desempeño

Las medidas conductuales de la carga se obtienen registrando la ejecución del operador en una tarea.

La lógica de la tarea secundaria

El propósito de la tarea secundaria es, simplemente, el de consumir recursos de procesamiento que, de otra manera, estarían disponibles para afrontar ambos de dificultad en la tarea primaria.

En ambientes complejos y críticos, la tarea secundaria puede que sea percibida por el operador como algo molesto o irrelevante que hay que evitar. Este problema puede solventarse utilizando tareas secundarias imbricadas. Bajo condiciones imbricadas es posible, priorizar la tarea principal o la secundaria.

Curvas POC

La curva POC (perfomance operating characteristic) es una representación gráfica de la asignación de recursos para cada tarea.

Cuando se combinan dos tareas, el resultado es el deterioro en la ejecución de una de ellas como consecuencia de retirar recursos para asignarlos a la otra. Cada uno de los puntos de una curva POC indica cómo se han distribuido los recursos entre las dos tareas. La distancia existente entre los dos puntos de la curva POC y el punto de ejecución óptima P refleja la eficiencia con que se combinan ambas tareas.

Para obtener una curva POC se evalúa el desempeño por separado en cada una de las dos tareas. Este desempeño equivale al 100%. Posteriormente se realizan ambas tareas a la vez y la ejecución obtenida se compara con la condición única.

Priorizando las tareas

Bajo condiciones duales, las instrucciones del experimentador pueden priorizarse una de las tareas frente a otra.

Un entrenamiento bajo condiciones de priorización variable mejora la habilidad de las personas para evaluar sus propias capacidades atencionales y distribuirlas con elevada precisión.

Medidas subjetivas

El instrumento para evaluar la carga subjetiva es el National Aeronautic and Space Administration Task Load INdex (NASA-TLX; Hart y Staveland, 1988). NASA_TLX es un cuestionario multidimensional de medida subjetiva de carga mental que está constituido por seis subescalas:

  1. Demanda mental

  2. Demanda física

  3. Demanda temporal

  4. Desempeño

  5. Esfuerzo

  6. Nivel de frustración

Otro ejemplo de carga es la Subjective Workload Assessment Technique (SWAT). Esta evalúa tres dimensiones de carga, dependiendo del origen que la genere:

  1. El tiempo.

  2. El esfuerzo mental.

  3. El stres psicológico.

Limitaciones de las medidas subjetivas

Se basan en juicios personales, y están sujetos al sesgo personal del operador. Los sujetos se ven influenciados por el rango y por la frecuencia de los posibles estímulos de la tarea. La gente suele dividir el rango de estímulos en intervalos categoriales y utiliza todos ellos por igual. Esto implica que los resultados de estimación ante una tarea con pocos niveles de dificultad tenderá a sobreestimar la carga, mientras que con niveles dará como resultado una subestimación de la misma.

Otro aspecto problemático de las medidas subjetivas surge con las que podríamos denominar subescalas emocionales. Una medida unidimensional de carga consiste, en un valor que se obtiene al pedir que se le compare la carga experimentada en una tarea con la experimentada en otra diferente, asignando números a cada tarea según la carga impuesta.

El requisito de compartir tiempos entre dos tareas parece afectar más a la sensación subjetiva de carga que al desempeño real, de ahí que la comparación entre condiciones de ejecución duales y condiciones de ejecución independientes deba manejarse siempre con cautela.

Contenido relacionado