6.3. Modificando los objetivos: la alternativa entre tareas

Todos los investigadores creen que los participantes de un experimento son capaces de entender perfectamente las instrucciones de la tarea y poner lo mejor de sí, incluso ante tareas sencillas, los sujetos no siempre consiguen mantener un rendimiento estable.

El coste por el cambio de tarea

El coste refleja el tiempo necesario que ocupa reconfigurar la nueva disposición mental que garantice el desempeño en la tarea alternativa.

Paradigma del cambio de tarea

Para explorar el coste por cambio se han diseñado paradigmas experimentales en los que los sujetos deben alternar su ejecución entre dos tareas simples.

Se dice que hay un coste por cambio, cuando el desempeño es mucho más pobre en el ensayo de cambio, es decir, el primer ensayo con la nueva tarea, que el obtenido en los ensayos sucesivos con la misma tarea.

Aplicando este paradigma, Rogers y Monsell descubrieron que cuando las personas anticipan que se iba a producir un cambio de tarea, y tuvieron suficiente tiempo para prepararlo, los costes se redujeron sustancialmente. También descubrieron, que la disposición mental hacia la nueva tarea fue solamente parcial, pues con un intervalo de más de un segundo entre ensayo previo y ensayo de cambio todavía perduraba un alto coste en TR. Este coste residual fue atribuido a que la nueva configuración cognitiva precisaba ser activada externamente por el estímulo apropiado.

Rogers y Monsell, consideraron que cambiar la disposición mental dependía de dos componentes:

  1. Un componente de control arriba-abajo.

  2. Un componente abajo-arriba en el que el estímulo de la tarea debía avivar definitivamente la disposición configurada.

El coste residual

El coste por cambio parece ser debido a una transferencia de la correspondencia estímulo-respuesta de la tarea previa.

El coste residual sólo debe aparecer en aquellos ensayos en los que los sujetos fracasan en anticiparse y preparar la nueva tarea. Los tiempos rápidos de la distribución para ensayos de cambio con IER-largo se solapan con aquella correspondiente a ensayos IER-cortos en los que se supone que no hay preparación. Las predicciones del modelo se ajustan a los datos, y demuestran que el efecto del coste residual en un ensayo de cambio podría ser mínimo si el sujeto está preparado para afrontar el cambio y elevado si no lo está.

Contenido relacionado