3.4. La metáfora del foco atencional

La metáfora más conocida sobre la atención visual es la que la asimila a una especie de foco de luz que ilumina la información seleccionada y deja en penumbra la información no seleccionada. Según esto, la atención puede desplazarse a través de diferentes regiones del espacio para iluminar cualquier objeto allí presente.

Ajustando el tamaño del foco atencional: la lente-zoom

Esta metáfora o analogía de la lente-zoom, defiende la existencia de una relación inversa entre el aréa iluminada y la concentración de recursos atenciones: cuando el aréa atendida es estrecha, la atención puede concentrarse y actuar mucho más eficazmente que cuando es más amplia.

Desplazando el foco atencional

El tiempo que ocupa desplazar la atención parece ser independiente de la distancia recorrida. Más que desplazar la atención de forma continua, como un foco de luz en el espacio, parece más oportuno considerar su desplazamiento como una especie de salto desde una posición hasta otra, de tal manera que los recursos atencionales  deben reubicarse en la nueva posición según se liberan de la posición abandonada.

Foco atencional y naturaleza de las regiones espaciales

Afirmamos que la atención se desplaza de ítem en ítem; pero estos ítems podrían, a veces, ser o bien elementos aislados o bien grupos perceptivos, tal como ocurría en el experimento de la letras vs.

Contenido relacionado