8.3. El humor

El sentido del humor significa madurez emocional. Algunas personas pueden apreciar el humor, pero no lo pueden crear o viceversa. El humor es subjetivo.

El humor y la risa conducen a una actitud general de afiliación.

3.1. Definición de humor

El estudio del humor o emoción hilarante surge del estudio de respuestas afectivas positivas al humor. El término hilarante fue introducido como un constructo de emoción dirigido a integrar la variedad de respuestas que ocurrían en los niveles de conducta, fisiología y experiencia emocional.

El término “repuesta al humor” denota la percepción de un estímulo como divertido, y a veces también incluye respuestas abiertas tales como sonreír y risas o carcajadas. El término de “respuesta al humor” es equívoco, mientras que el de respuesta hilarante es la respuesta única al humor.

Podemos definir el humor como el proceso producido por la valoración de haberse producido un error, pero que no es malo ni dañino, y esto produce risas y buenos sentimientos.

3.2. Características del humor

3.2.1. Antecedentes del humor

La emoción del humor o hilarante puede ser elicitada por una gran variedad de estímulos. Dentro de los elicitadores de hilarante tenemos el humor en la forma de chistes, caricaturas, historias graciosas, comedias, parodias... El humor en sí no es una emoción.

Se han propuesto numerosas teorías para explicar la gracia percibida del humor. Los estudios demuestran que la absurdidad tiene una importancia de grado intermedio. Aunque la absurdidad es una condición necesaria para el humor, no es suficiente. Por ello, se han propuesto variables tales como la resolución de lo absurdo, la aceptación de irresoluble absurdo. El añadir contenido sexual al humor se ha comprobado que incrementa la diversión. Las variables de personalidad también influyen en la extensión en que las propiedades estructurales y el contenido son óptimos para la inducción de hilarante.

Otro elicitador del proceso hilarante son las cosquillas. Éstas son el elicitador más común de risas de forma alternativa a como lo hace el humor.

Otro elicitador es el óxido nitroso (N2O), un gas no inflamable de sabor dulce que produce risas, relajación muscular, etc.

El proceso hilarante puede también ocurrir como respuesta a otros estímulos y situaciones; las risas de otros pueden ser contagiosas, la emoción hilarante puede producirse durante la realización de juegos que impliquen actividad motora. Este proceso también puede acompañar a la ruptura de tabúes o al hacer algo que está prohibido o es secreto.

3.2.2. Factores moduladores

  • Influencia social ⇒ La efectividad del humor depende de quien cuenta el chiste y si esta persona gusta o no. Se ha demostrado que la presencia de un modelo riendo versus no riendo, posición sentada, proximidad público, contacto de ojos, diferencia de edad entre las personas, y si eran desconocidos o amigos, son factores potentes a la hora de intensificar la frecuencia o duración de la sonrisa y risas.
  • Los factores sociales ⇒ La mera presencia de otra persona es suficiente para facilitar la sonrisa y las risas. Aunque este efecto se encontró restringido a individuos con humor alegre.
  • Normas ⇒ Pueden inhibir la expresión hilarante, ya que éstas dicen al individuo cuándo, dónde y con qué tipo de respuesta hilarante puede expresarse.
  • El alcohol y las drogas psicoactivas (alucinógenos, opiáceos y estimulantes) ⇒ Afectan el umbral para la inducción del proceso hilarante. Pueden tener efectos facilitadores o inhibidores, dependiendo de la dosis. La intoxicación por estas sustancias puede llevar al regocijo o estado eufórico.
  • Factores del organismo temporales y habituales ⇒ El grado de activación simpática, estado de salud o el agotamiento físico pueden moderar la efectividad de los estímulos.
  • Las características de personalidad ⇒ La extroversión predice la mayor frecuencia e intensidad del humor en la conducta hilarante.

3.2.3. Procesamiento del humor

La característica fundamental de su procesamiento es la valoración de que se ha producido un error, pero sin que aparezca ningún tipo de atribución sobre posibles consecuencias negativas de este error. Si se produjera tal tipo de atribuciones, la respuesta emocional movilizada sería la tristeza o la ira.

3.3. Activación del humor

3.3.1. Actividad fisiológica

Existen pocos estudios con lesiones en humor. Entre ellos destaca el de Shammi y Stuss, quienes encontraron que la mayoría de pacientes que tenían deteriorado el humor, presentaban daño en el córtex prefrontal medial.

Esta emoción tiene varios componentes de respuesta periféricos, entre los que destacan la disrupción del patrón de respiración normal y la emisión de sus sonidos más característicos.

La risa por sí sola no es un criterio inequívoco de humor. También está la risa nerviosa, que aparece en situaciones sociales, cuando estamos intranquilos y no hay condición humorística.

Durante la risa, la tasa de respiración permanece entre los límites del estado de descanso; sin embargo, la predominancia de espiración sobre la inspiración incrementa.

Mientras que los músculos de la respiración durante la emoción hilarante están normalmente pasivos, hay una espiración forzada durante la risa. La profundidad de la respiración incrementa debido a la fuerte espiración, pero también debido a la baja inspiración.

Durante la risa puede también observarse cambios característicos cardiovasculares y fluctuaciones en la actividad electrodérmica. El volumen sanguíneo periférico también cambia entre la sonrisa y la risa.

También se ha observado la dilatación de la pupila durante la risa inducida por cosquillas, así como por humor. Las lágrimas también pueden aparecer, quizá más frecuentemente en mujeres y en edades jóvenes.

Se han propuesto varias hipótesis en los últimos años examinando los efectos de la risa en la secreción endocrina. Estas hipótesis incluyen efectos en el funcionamiento inmune, liberación de hormonas, catecolaminas o endorfinas.

3.3.2. Expresión corporal

Esta emoción puede ser observada en conductas faciales, gestos y posturas.

La sonrisa de la respuesta hilarante está producida por la contracción de dos pares de músculos faciales: el zigomático mayor y la parte orbital del orbicular de los ojos. La acción del anterior músculo produce la apariencia facial percibida como “sonriente”; tira de la comisura del labio oblicuamente hacia arriba y atrás y profundiza el surco continuo desde la ventana de la nariz hacia el ángulo del labio. El músculo orbicular de los ojos levanta las mejillas hacia arriba y tira de la piel hacia los ojos desde la sien y mejillas.

Según las FACS, varias unidades de acción están implicadas en la respuesta de hilaración:

  • UA-6 ⇒ Elevación de mejillas y reducir apertura palpebral
  • UA-12 ⇒ Desplazar comisura de labios hacia atrás y arriba
  • UA-13 ⇒ Subida y engrosamiento de los carrillos
  • UA-14 ⇒ Retracción labios y estrechamiento de las comisuras
  • UA-20 ⇒ Alarga comisura de los labios
  • UA-25 ⇒ Separa labios
  • UA-26 ⇒ Caída del mentón

Con una altísima intensidad de la risa, también pueden ocurrir movimientos del tronco y de los miembros, así como cambios en la postura. Puede producirse una pérdida completa de tensión muscular e incluso incontinencia.

Sonrisa y risa típicamente representan diferentes niveles de intensidad de la respuesta hilarante. La risa ocurre en los niveles más altos de la respuesta de hilaración y la sonrisa es típica de los niveles bajos. Comparada con la sonrisa, la risa está acompañada por una fuerte contracción del músculo zigomático mayor, es de gran duración y está expuesta a bromas juzgadas por la persona que se ríe como divertidas. También la risa puede estar precedida por la sonrisa. Las sonrisas de hilarante raramente duran más de cuatro segundos y los simples actos de risa rara vez exceden siete segundos.

Los sonidos emitidos durante la risa son extremadamente diversos, incluyendo todas las vocales y muchas consonantes. La risa frecuentemente comienza con el sonido inicial /j/, que está producido cuando el aire es empujado fuera de los pulmones y pasa a la glotis. Hay aproximadamente siete sílabas “ja” durante la risa con una frecuencia de cinco por segundo. Debido a la falta de articulación, hay más sílabas por segundo que durante el habla normal.

3.4. Medida del humor

Para la medida del humor en los estudios experimentales se han utilizado diapositivas con caricaturas o vídeos con películas graciosas. Para producir cosquillas en estudios experimentales, la aplicación de cosquillas es acometida por medio de una pluma, un cepillo, una bolita de algodón, etc.

Para liberar la emoción se han utilizado también las técnicas de imaginación de eventos de hilarante o su recuperación de la memoria.

3.5. Consecuencias del humor

No existe aún un análisis sistemático de la experiencia hilarante. Si la inducción de hilarante es exitosa, el estado resultante es altamente placentero, pero también la mayor parte de elicitadores de esta emoción pueden inducir estados no placenteros, el humor y las cosquillas pueden ser aversivos.

La experiencia de esta emoción está caracterizada por la relajación. Durante la risa hay una postura relajada y una bajada típica del tono muscular, asociada a una reducción en la preparación para responder atentamente o con conductas planificadas a cambios en el medio ambiente.

En contraste con emociones negativas tales como la ira o la ansiedad, la excitación durante la risa es muy baja. Los cambios fisiológicos que ocurren durante la risa no preparan al individuo para la lucha o huida. La felicidad (al nivel de sonrisa) aparece acompañada por los cambios fisiológicos más pequeños comparados con las otras emociones estudiadas.

El fomentar la aparición de la respuesta hilarante puede ayudar a mitigar, suprimir, interrumpir o hasta reemplazar una variedad de estados negativos. El humor y la risa amortiguan el estrés, reducen el malestar o dolor, bajan la tensión, o son de otra manera beneficiosos para la salud mental y física.

La acumulación de respuestas de hilaración puede llevar a una elevación del humor positivo de forma prolongada y duradera. El uso exitoso del humor puede inducir una atmósfera relajada en el grupo.

Por último quizás la consecuencia fundamental del humor sea el desarrollo de una actitud general de afiliación, pertenencia, pertinencia, cooperación y comunicación. Por tanto, se trata de una emoción eminentemente prosocial.

Contenido relacionado