8.1. Hostilidad, humor, felicidad y amor. Introducción

La clasificación de las emociones permite distinguirlas en primarias y secundarias, esta distinción clarifica el panorama conceptual de las emociones. La distinción entre ambos tipos se basa en las características propias de cada una de ellas, así, las emociones primarias consisten en mecanismos básicos o biológicamente primitivos, que son evolutivamente antiguos y aparecen pronto en el desarrollo individual; estos mecanismos se activan de forma rapidísima y automática; se expresan mediante configuraciones de movimientos faciales que se pueden reconocer universalmente; están correlacionadas con una actividad del sistema nervioso autónomo diferenciada; se activan ante ciertos tipos de estímulos; producen una constancia en el afrontamiento, y principalmente están al servicio de funciones adaptativas.

En cambio, las emociones secundarias tienen un origen evolutivo más reciente que las primarias y aparecen más tarde en el desarrollo del individuo. Se activan de una manera relativamente lenta y parecen hechas por las personas; no tienen una expresión facial reconocible ni otras conductas no verbales; comparten patrones de reactividad autónoma con otras emociones, y pueden estar asociadas con un amplio rango de estímulos, incluyendo conceptos abstractos; no presentan un afrontamiento característico y pueden estar al servicio de motivaciones complejas.

Contenido relacionado