9.1. El proceso de decisión grupal

Introducción

El formato de pequeño grupo que tiene que adoptar una decisión se emplea de forma creciente en los más diversos ámbitos: consejos empresariales, comisiones parlamentarias, jurados etc. Además de los pequeños grupos con carácter duradero e institucionalizado, existen numerosos grupos creados ad hoc para una decisión específica.

Según Davis (1973), el empleo de grupos, no sólo sirve para obtener decisiones de calidad, sino para otros propósitos como la recogida de información, para garantizar el compromiso con la puesta en práctica de la decisión, o para poner de manifiesto las preferencias de personas no presentes en la situación y que son representadas por los integrantes del grupo.

Se puede llevar a cabo una clasificación de las tareas intelectuales que pueden realizar los grupos en función de dos criterios (Stasser y Dietz-Uhler 2001):

  1. El formato de respuesta: elegir entre alternativas (elección) o valorar en una dimensión (valoración).
  2. El grado en que es demostrable que el producto de la discusión o trabajo del grupo es correcto, es decir, el grado en que se puede llegar a mostrar objetivamente que la solución o decisión de grupo es la acertada. Este criterio permite distinguir entre tareas de juicio, en las que no se puede establecer con exactitud la corrección de la respuesta, y tareas intelectivas en las que sí es posible ese contraste, como sucede con muchas de las de solución de problemas en grupo.

Por otra parte, la decisión en grupos, a su vez, ha tenido continuidad en los que tratan de la cognición social en y por los grupos, que constituye uno de los desarrollos recientes que más interés ha despertado en el dominio de los grupos. En el modelo de decisión en grupos que se propone y en el estudio de los déficits en la toma de decisión juega un papel importante el uso que hace el grupo de la información de que dispone para tomar la decisión.

El proceso de decisión grupal

El modelo general de la toma de decisión grupal propuesto por Burn servirá, no sólo para conocer los requisitos generales para una decisión de calidad, sino para entender las limitaciones y fallos en el proceso de toma de decisión en grupo. Este proceso general consta de seis pasos:

  1. Definir el problema. Es decir, señalar cuales son los objetivos de la toma de decisión. Lo importante es formular correctamente la cuestión sobre la que el grupo tiene que decidir. Cuanto mejor informados estén los miembros de la cuestión mejor será la decisión que adopte el grupo.
  2. Identificar las opciones. En este paso es importante llevar a cabo un análisis de las alternativas reales disponibles que tiene el grupo sin que se restrinjan por la influencia de ciertos miembros del grupo, que por su estatus o poder en él lleven a que se consideren sólo ciertas alternativas y no otras opciones disponibles.
  3. Recoger información. Es importante recoger la información relevante respecto a las alternativas, garantizando que la información, de que disponen todos los miembros del grupo acerca de las alternativas, sea compartida en él.
  4. Evaluar las opciones. Se trata de analizar en detalle y objetivamente la información acerca de las opciones y de sus efectos, teniendo en cuenta los costes y ventajas de cada una de ellas. Esto implica controlar los sesgos derivados del interés propio de cada miembro o del mayor peso concedido a las opciones preferidas por el líder, u otros miembros de mayor estatus.
  5. Tomar la decisión. Este paso implica seleccionar una de las alternativas. El método empleado para ello puede diferir en cuanto a su grado de exigencia (por ejemplo, la unanimidad exige más que el voto de la mayoría), pero también en cuanto a sus efectos respecto a lo vinculados que se sienten los miembros del grupo con la decisión y a la satisfacción que experimentan. Una regla más estricta puede implicar una toma de decisión más lenta y difícil pero puede aumentar la satisfacción con la decisión. (Hogg y Vaughan, 2010, y Miller, 1989).
  6. Implementar la decisión. Esto lleva consigo determinar todo lo que implica la decisión, los pasos y tareas a realizar, la secuencia temporal y los responsables de llevar a efecto la decisión.

Contenido relacionado