5.1. El grupo como fenómeno dinámico

Los grupos tienen que formarse, y después van pasando por una serie de etapas que pueden desembocar en la ruptura del grupo o en su renacimiento desde nuevos planteamientos.

La situación de los individuos dentro del grupo va cambiando: desde que la persona intenta incorporarse al grupo, o éste trata de que una determinada persona se le una, hasta que se produce una complementación entre la adaptación del individuo a las expectativas normativas del grupo y la satisfacción de las necesidades de aquél por parte de éste, o bien hasta que tiene lugar el abandono voluntario o forzado del grupo por parte del individuo.

La evolución de los grupos ha sido poco estudiado en sí mismo y poco considerado a la hora de estudiar otros procesos grupales. El grupo se suele tratar como una entidad ya formada y estática en la que tienen lugar una serie de acontecimientos que hay que analizar, normalmente mediante la manipulación de una serie de variables ajenas a la propia dinámica grupal.

Lo que ocurre en los grupos y entre los grupos está muy determinado por el momento concreto en que se encuentra un grupo dentro de su desarrollo. Hay procesos que sólo se pueden dar en ciertos momentos o que tienen consecuencias distintas en momentos diferentes. Por eso, estudiar procesos grupales sin tener en cuenta el carácter cambiante de los grupos puede llevar a resultados engañosos.