9.3. Tipos de tratamiento en una conducta adictiva específica: el juego patológico

Los primeros tratamientos surgieron en EEUU en los años 70 y 80, con un enfoque conductual, cognitivo-conductual o ecléctico. La mayoría de los programas son complejos y se han denominado de amplio espectro. Hoy disponemos de tratamientos con un buen nivel de eficacia.

Hay acuerdo en que el tratamiento psicológico es imprescindible para que un jugador patológico abandone el juego. En ocasiones se puede combinar con tratamiento farmacológico. Los tratamientos que han mostrado ser eficaces suelen agruparse en: terapia conductual, cognitivo-conductual, grupos de autoayuda, juego controlado y otros tratamientos. Hay acuerdo en que lo más idóneo es utilizar un tratamiento conductual o cognitivo-conductual multicomponente. También deberá aplicarse el tratamiento necesario para los trastornos añadidos al juego (alcohol, depresión, etc.).

3.1 El tratamiento conductual y cognitivo - conductual

Terapia de Conducta

Esta perspectiva entiende el juego patológico como una conducta desadaptativa aprendida que puede ser desaprendida. Técnicas derivadas de estos principios como las aversivas, el manejo de contingencias, el control de estímulos, la exposición en vivo y la desensibilización imaginaria, suelen utilizarse en los programas multicomponente.

Las técnicas aversivas, en los 70, se utilizaron en todas las conductas adictivas, especialmente en el alcoholismo y tabaquismo. Al principio se utilizaban descargas eléctricas, posteriormente han sido sustituidas por la sensibilización encubierta y luego utilizadas en programas multicomponente. La desensibilización imaginada ha mostrado ser efectiva en Australia para los jugadores patológicos de carreras de caballos. Los resultados apoyan la teoría de que la conducta de juego está mantenida por la ansiedad suscitada por la anticipación cognitiva de una conducta de juego.

La exposición en vivo con prevención de respuesta y control de estímulos ha mostrado ser efectiva para la adicción a las máquinas tragaperras. Con ella se expone en vivo al jugador en la situación problema, entrenándole para que, en esa situación, prevenga la realización de su conducta habitual. Con el control de estímulos el sujeto es entrenado para que no emita la conducta en aquellas situaciones estimulares en la que lleva a cabo, o que no lleve a cabo la conducta preludio del problema.

Terapia Cognitivo conductual

Se orienta a cambiar las creencias y pensamientos inadecuados, que en los jugadores patológicos tienen gran importancia. Estas técnicas se han utilizado en programas multicomponente, aunque en la actualidad aparecen como terapia cognitivo-conductal. El principio subyacente es que la conducta de juego está mantenida por cogniciones desadaptativas que llevan a la persona a jugar por la percepción errónea de su conducta de juego y sus resultados. Cambiar estas creencias se convierte así en un elemento fundamental de la terapia. Destacan por su eficacia los programas cognitivos-conductuales multicomponente. En ellos se combina un grupo de técnicas que han mostrado ser eficaces en dichos programas o separadamente.

También es de destacar el programa de Ladouceur, el programa consiste en registrar las verbalizaciones del paciente en situaciones de juego real en el laboratorio, analizar sus creencias erróneas y verbalizaciones inadecuadas y, posteriormente, corregirlas utilizando reestructuración cognitiva. Ladoceur considera que la autoconciencia es una condición o prerrequisito para la modificación de conducta, especialmente cuando ésta es automática. De igual modo incide en la importancia que tienen las estrategias de prevención de recaída.

3.2 Otros abordajes terapéuticos

El Juego controlado

Este tipo de terapia puede ser más atractiva para los jugadores, aunque no siempre es el objetivo terapéutico que se adecua al sujeto. El concepto de juego controlado se relaciona también con el concepto que se tenga de recaída, hecho que hoy sugiere que muchos programas consiguen más bien el juego controlado que la total abstinencia del juego.

Los programas multimodales

La ventaja de estos programas es que abarcan los tres niveles de respuesta motor, cognitivo y psicofisiológico. Estos programas incluyen intervención dirigida a los problemas colaterales que en muchas ocasiones tienen los jugadores patológicos (alcohol, depresión, ansiedad, problemas maritales, mala administración del dinero...). Estos programas se han llevado a cabo tanto en régimen externo, como interno en hospitales especializados en el tratamiento de jugadores patológicos (Ohio). En este momento los programas multicomponente son el tratamiento de elección.

La terapia de grupo es muy frecuente en las conductas adictivas, puede ser un componente más o el componente principal. Se debe hacer separadamente para los jugadores y para sus familiares.

Tratamiento en régimen de internamiento

Es un programa muy estructurado, de 30 días de duración, a lo largo del cual se realiza la evaluación, presentaciones didácticas sobre la adicción, educación para la salud, terapia de grupo, participación regular en las reuniones de Jugadores Anónimos, junto a cualquier otro tipo de intervención, que permita la recuperación del jugador patológico. En Europa no se ha generalizado este tipo de intervención siendo la de tipo ambulatoria la predominante.

Grupos de autoayuda

Destacan en el mundo anglosajón, Jugadores anónimos y las asociaciones de jugadores en rehabilitación en España, federadas a nivel nacional.

Para Jugadores Anónimos, el jugador patológico es un enfermo crónico y tiene que abandonar para siempre el juego, prestándole el grupo la ayuda precisa para que se mantenga sin jugar. El problema que tiene este tipo de intervención es que la gran mayoría de las personas que a ella acuden la abandonan en la primera o primeras sesiones, aunque puede ser de ayuda en casos específicos.

En España, las asociaciones siguen un formato semejante aunque no necesariamente en su filosofía. En estas asociaciones hay, para distintas fases del proceso de rehabilitación psicólogos y médicos contratados que aplican, las terapias que funcionan adecuadamente. La mayor parte de los jugadores patológicos en tratamiento en España lo están en este tipo de asociaciones.

3.3 El tratamiento de otros trastornos y problemas asociados al juego

Blaszczynski afirma que los tratamientos para un jugador patológico deben estar diseñados individualmente, en función de su tipo específico de juego, y orientados tanto a dejar de jugar, como a mantener la abstinencia, prevenir la recaída e intentar tratar los problemas asociados con el juego. Sugiere una serie de componentes específicos:

  • Técnicas de control de estímulos para evitar la exposición a señales, situaciones o contactos con otros jugadores y reducir el riesgo de recaída.
  • Técnicas de control del estrés para incrementar o mejorar las habilidades de afrontamiento apropiadas (Ej.: la terapia de relajación puede descender la activación y reducir la ansiedad).
  • Medicación antidepresiva cuando el humor disfórico es primario.
  • Terapia cognitiva para corregir las creencias, actitudes y expectativas disfuncionales respecto al juego. Un énfasis básico debería darse a la prevención de la recaída.
  • Terapia marital cuando surge la pérdida de confianza y aparece la sospecha debida a los conflictos creados por el juego. El jugador a menudo reacciona con ira por la duda y juega como revancha.
  • Es deseable la devolución de las deudas. Pero en algunos casos la devolución no es factible de forma realista. Cuando la presión a cumplir con las obligaciones financieras es rigurosa, la urgencia a volver a jugar e ir a la «caza» de las perdidas llega a ser insuperable.
  • Implicación en pasatiempos de ocio, preferiblemente en las horas incompatibles con el juego.
  • El consejo sobre las adicciones para los jugadores con problemas de abuso de sustancias es importante en algunos casos, aunque la mayoría de los jugadores no muestran dependencia de sustancias. La psicoeducación de los procesos adictivos y la psicoterapia y consejo pueden ayudar.
  • La asistencia continuada a Jugadores Anónimos. También se considera la necesidad de que las esposas de los jugadores patológicos acudan a Gam Annon, la sección de las esposas de los jugadores.

Se debe notar que de las modalidades anteriores, las últimas son características del mundo anglosajón y se aplican poco o nada en nuestro medio. Incluso las asociaciones de jugadores en rehabilitación se fundamentan en primer lugar en un programa terapéutico profesional y luego en un formato de autoayuda basado en la terapia de grupo.

Contenido relacionado