8.1. El Yo

El yo (the self, en inglés) es un concepto básico en psicología que ha acumulado una enorme cantidad de investigación y atención. A pesar de ello, y seguramente por ser un fenómeno tan esencial e intrínseco al ser humano, aún es difícil proponer una definición del concepto que se ajuste a todo el abanico de procesos y objetos de estudio que caben bajo el paraguas de este término.

Leary y Tangney (2003) proponen que, de las distintas formas en las que se ha empleado el término en psicología, hay tres que son apropiadas. Se habla, en primer lugar, del yo auto-consciente como agente-sujeto que percibe. En este sentido, el yo sería ese proceso psicológico que todos tenemos la sensación de tener en la cabeza y que es el responsable de que nos percibamos a nosotros mismos. El yo, según esta primera acepción, sería lo que «registra nuestras experiencias, piensa nuestros pensamientos y siente nuestros sentimientos» (Leary y Tangney, 2003). Esta primera acepción hace hincapié en el proceso por el cual nos percibimos.

La segunda acepción del término es la del yo como conocimiento que tengo de mí mismo. En este sentido, el yo serían las creencias que tengo sobre mí mismo, es decir, lo que conozco sobre mí o el autoconocimiento. Mientras que la primera acepción se refiere al proceso por el cual soy consciente de mí mismo (el «yo-conocedor»), esta segunda se refiere al conocimiento que sobre mí mismo voy acumulando (el «yo-conocido»).

La tercera acepción es la del yo que ejecuta y actúa. Es lo que regula nuestro comportamiento y lo que hace que nos situemos en el mundo de la forma en que lo hacemos, dirigiéndonos como individuos, controlándonos, exigiéndonos y autorregulándonos a nosotros mismos. Estos tres procesos (la capacidad de auto-consciencia, el autoconocimiento y la capacidad autorreguladora) son, en el fondo, distintas perspectivas de un único ente: el yo. Las tres perspectivas están intrínsecamente relacionadas y constituyen, seguramente, el núcleo esencial de lo que somos como individuos.

Pero, siendo el yo algo tan intrínseco e individual, ¿qué relación puede existir entre el yo y la exclusión social, que es un proceso puramente relacional o social?

Contenido relacionado