3.3. Atribuciones causales y relaciones interpersonales

Además de los procesos cognitivos que puedan estar implicados, en las explicaciones sobre la conducta propia y la de los demás entran en juego factores motivacionales que nos llevan a justificar nuestro comportamiento. Es muy común, por ejemplo, que cuando mantenemos una mala relación con alguien nos exculpemos a nosotros mismos y achaquemos los conflictos a la conducta de la otra persona. En las relaciones próximas, las atribuciones pueden servir para excusar el comportamiento de una persona o para culparla.

Las investigaciones sobre relaciones de pareja han constatado que las personas tienen un patrón de atribución característico y diferente según estén satisfechas o insatisfechas con sus parejas.

Los estudios en este campo han puesto de manifiesto que existe una correlación entre satisfacción en la pareja y las explicaciones causales que se dan de los sucesos. Las personas satisfechas con la relación explican los comportamientos positivos de su pareja aludiendo a causas que son internas, estables, globales y controlables; y los negativos por causas externas, inestables, específicas e incontrolables. El patrón opuesto se observa en personas insatisfechas con la relación. Los estudios correlacionales han podido comprobar la contribución de las atribuciones causales a la satisfacción marital (Finchan y Bradbury).

Ana Barrón y David Martínez-Iñigo realizaron un estudio comparando las atribuciones de causalidad y responsabilidad en una muestra de casados y divorciados españoles. Los resultados confirmaron un patrón atributivo diferente entre casados y divorciados.

Los divorciados consideraban, en mayor medida, que el otro miembro de la pareja era el causante y responsable de los aspectos negativos de su relación, mientras que los aspectos positivos se debían a factores externos al otro miembro de la pareja, al que, además, no percibían que realizara esas acciones positivas de manera intencionada ni desinteresada.

Los autores comprobaron en la muestra de casados la relación que existía entre atribuciones y satisfacción matrimonial. Cuanto mayor era la atribución de sucesos positivos y menor la de negativos a la pareja, mayor era la satisfacción asociada a esa relación.

Teniendo en cuenta las consecuencias de las atribuciones causales en una relación, el análisis de los patrones de atribución puede ser útil para establecer estrategias de intervención que mejoren la relación en parejas insatisfechas.

Contenido relacionado