9.0. Introducción sobre la comprensión del discurso

El discurso es un conjunto de oraciones que mantienen una unidad de sentido o coherencia.

El lector u oyente del discurso debe combinar el significado de múltiples oraciones, establecer la coherencia entre ellas, extraer las ideas principales o realizar inferencias aplicando su conocimiento del mundo de forma inmediata y en línea.

El discurso es una forma natural del lenguaje que se produce tanto en el habla como en la escritura. No obstante, las narraciones de la literatura son, productos lingüísticos de una complejidad y originalidad muy superiores a la comunicación oral espontánea.

En el articulo “Why is conversation so easy?”, Garrod y Pickering señalan, entre otras, las siguientes dificultades en la conversación:

  1. Existen muchas oraciones elípticas y fragmentarias y pocas oraciones completas y bien formadas.
  2. La planificación es oportunista ya que no puede preverse con antelación.
  3. Lo que se dice debe ajustarse al estado de conocimiento del interlocutor.
  4. Problemas de interfaz (decidir cuándo es oportuno intervenir mientras se planea lo que se a decir).
  5. Frecuentes cambios de tarea (hablar-escuchar).

Además, observaron que para facilitar esta actividad cooperativa, se produce un alineamiento interactivo, automático e inconsciente, entre los interlocutores en varios niveles de representación:

  • Modelos de situación. Los interlocutores comparten sus representaciones situacionales, es decir hablan del mismo lugar, mismo tiempo, mismos personajes, etc., incluso cuando debaten o no están de acuerdo.
  • Alineamiento interactivo. Los interlocutores tienden a utilizar las mismas palabras, construcciones gramaticales y fonéticas, reutilizando muchas veces las frases que acaban de escuchar debido quizás a los sistemas de neuronas espejo.

Una dificultad que comparten muchos fenómenos del discurso es el problema computacional (complejidad de las operaciones realizadas y la rapidez con la que se ejecutan).

Contenido relacionado