8.1. Los estudios clásicos de Warrington y Weiskrantz

La amnesia es una enfermedad que causa trastornos severos de memoria a las personas que la padecen. Una forma de organizar los déficits producidos por la amnesia es basándose en si el déficit de memoria afecta a lo que el paciente ha aprendido previamente antes del momento en que le comenzó la enfermedad; o si el déficit de memoria afecta a la información aprendida después de que apareció la enfermedad. Así pues el primer caso se conoce como amnesia retrógada porque afecta a todo lo que el individuo ha aprendido antes del comienzo de la enfermedad y el segundo caso es la amnesia anterógrada, en la cual es incapaz de aprender y recordar nada de lo ocurrido a partir del comienzo de la amnesia.

La mayor parte de la investigación realizada sobre la amnesia se ha centrado en el síndrome amnésico que se refiere a la imposibilidad de aprender información nueva de naturaleza episódica.

Las causas son muy diversas: la demencia de tipo Alzheimer, alcoholismo, infecciones, falta de llegada de oxígeno al cerebro (anoxia), golpes fuertes en la cabeza o lesiones cerebrales.

El profesor Weiskrantz y la neuropsicóloga Elisabeth Warrington publicaron a finales de los 60 una serie de artículos, sobre la memoria de varios pacientes amnésicos, realmente sorprendentes. Estos investigadores mostraron en diversos estudios a pacientes amnésicos y controles sanos palabras y dibujos fragmentados, empezando con la versión más incompleta del estímulo y continuando con versiones cada vez más completas hasta que identificaban el dibujo o la palabra.

Los enfermos amnésicos mostraron facilitación cuando en días posteriores se les volvieron a presentar los mismos estímulos. Identificaron las palabras o los objetos a un nivel más fragmentado qe la primera vez que les presentaron el estímulo. Estos resultados contrastan claramente con los obtenidos en la prueba de memoria explícita ya que los amnésicos no pudieron discriminar los estímulos presentados previamente de los no presentados en una tarea de reconocimiento en la que se debe indicar si el estímulo es “antiguo” o “nuevo”.

En otros experimentos con prueba de compleción de raíces de palabras parecía que estos enfermos no eran conscientes de que estaban completando las palabras con nombres que habían aparecido previamente en la lista de estudio o que estaban nombrando palabras y dibujos fragmentados que correspondían a los presentados en la fase de estudio. Estos resultados se interpretaron en el sentido de que estas pruebas evaluaban algún tipo de memoria inconsciente que se encontraba preservada en los enfermos amnésicos. Se trataba de un tipo de memoria diferente de la memoria explícita.

Contenido relacionado