5.4. Teorías de la atribución

Según Beck (1978), la diferencia que se establece entre expectativa y atribución, está en el momento en que atendemos a los hechos acontecidos. Una expectativa es la convicción de que un hecho acompañará a otro hecho. Una atribución es la convicción de que un hecho ha acompañado a otro hecho.

Tanto Lewin como otros autores, al estudiar el motivo del logro incluyeron elementos cognitivos al analizar la conducta en función de expectativas y valores, pero no se preguntaron cómo se forman esas cogniciones, que es justamente lo que estudian las teorías de la atribución.

Al principio se pensó que el proceso atributivo era un procesamiento de la información en el que e establecían las relaciones directas causa-efecto, centradas únicamente en los aspectos cognitivos; pero investigaciones posteriores demostraron la necesidad de considerar también otros factores, como las expectativas de las que parte el sujeto.

Teoría atribucional de Heider

Heider fue un psicólogo austriaco muy influido por la Gestalt, en el sentido de que para él, en la organización mental hay una tendencia al orden y a la simplicidad.

En 1958 inició una línea de investigación sobre la atribución en la que intentaba explicar la tendencia de las personas a buscar las causas de los sucesos que ocurren a su alrededor, sobre todo cuando son hechos extraños o inesperados. Descubrió que cuando las personas creen que un hecho queda explicado satisfactoriamente cuando descubren porqué sucede.

Destacó dos tipos de causas o factores que explican la conducta: los factores disposicionales, que son factores internos propios de cada sujeto y los factores situacionales o externos, que son factores externos al sujeto.

Entre los factores disposicionales se encuentran la capacidad (=todas aquellas características propias del sujeto que le habilitan para realizar una acción) y la motivación (que comprende la intención o elemento direccional de la motivación y el esfuerzo que la persona invierte en realizar una conducta); y entre los factores situacionales, se encuentran la dificultad de la tarea y la suerte.

Por regla general, sólo los factores disposicionales o atribuciones internas influyen claramente en la autoestima del sujeto.

Una de las atribuciones más perjudiciales para el sujeto es la indefensión aprendida que se produce cuando alguien, tras una serie de fracasos en la realización de una tarea, aprende a creer que no tiene ningún tipo de control sobre la situación.

Teoría de la inferencia correspondiente de Jones y Davis

La inferencia correspondiente es la generalización que se realiza sobre la futura conducta de alguien, en función de otras atribuciones internas e intencionales anteriores.

Hacer atribuciones disposicionales sobre la conducta de alguien sin equivocarse, encontrando rasgos que sean permanentes, no es fácil; pues en muchas situaciones los comportamientos no reflejan la personalidad real del sujeto, sino que son los factores externos los que determinan la conducta. Para inferir algo relativo a la personalidad de los sujetos, conviene tener en cuenta una serie de factores como son:

  • La espontaneidad: tiene que haber una condición previa que es la elección libre e intencional.

  • La singularidad: hay que considerar las conductas que son singulares o poco habituales, pues son las que nos proporcionan información sobre las causas de las conductas.

  • La deseabilidad social: las conductas que presentan una gran deseabilidad social (esto es, que son aprobadas socialmente y que por tanto son más comunes) aportan poca información en comparación a las conductas menos comunes, bajas en deseabilidad social. Así, cuando se observa a alguien realizando una conducta antisocial, se incrementa la posibilidad de una inferencia correspondiente. Podría considerarse a la deseabilidad social como un caso particular de la singularidad.

  • Grado de implicación: se refiere al grado de implicación que tiene la persona que evalúa la situación. Hay dos factores que tienen relación con la implicación:

    1. La relevancia hedónica: cuando la situación afecta positiva o negativamente a la persona que hace la atribución. Por ejemplo, cuando me toca evaluar a un hijo en un examen: su conducta me va a afectar, y mi evaluación estará sesgada por mi implicación afectiva.

    2. La personalidad: es la tendencia que tenemos a hacer valoraciones de los otros en función de sus reacciones ante nosotros, interpretándolas como rasgos disposicionales. Por ejemplo, si nuestra relación con alguien es muy buena, nuestra valoración sobre lo que haga esa persona será muy positiva, independientemente de su comportamiento con los demás.

Modelo de covariación de Kelley

Kelley establece que cuando existen varios acontecimientos que pueden ser la causa desencadenante de un mismo hecho, sólo aquellos que han demostrado relacionarse con él de forma consistente a lo largo del tiempo, serán asumidos como causa del acontecimiento.

Covariación entre dos variables = relación entre ellas

Establece tres tipos de información sobre la conducta pasada de la persona observada que van a determinar el tipo de atribución:

  1. Distintividad: circunstancia en las que la persona observada responde de forma inusual.

  2. Consistencia: representación recurrente de la misma conducta siempre que se representa la misma situación.

  3. Consenso: cuando la respuesta del sujeto es coincidente con la regla del grupo, con la mayoría.

Teoría de la atribución de Weiner

Weiner estableció tres dimensiones bipolares de causalidad para los éxitos y fracasos:

  • El locus de control (interno-externo)

  • La estabilidad (estable-inestable) y

  • La controlabilidad (controlabilidad-incontrolabilidad).

El locus de control

Locus de control interno: cuando el resultado de algo es responsabilidad del propio sujeto.

Locus de control externo: cuando el resultado de algo es atribuible a las condiciones ambientales ajenas al propio sujeto.

La estabilidad

La dimensión estabilidad-inestabilidad se refiere a la fijeza o variabilidad con que se perciben las causas de los acontecimientos. Una atribución estable hace que la causa del suceso sea percibida como algo que permanecerá constante a lo largo del tiempo; una atribución inestable hace que la causa sea percibida como algo temporal y susceptible de variar con el tiempo.

La controlabilidad

Se refiere al grado en que una persona puede controlar las causas de su conducta.

La combinación de las dos dimensiones bipolares anteriores dan los siguientes tipos de causas:

  • Causas internas y estables: producen atribuciones referidas a la capacidad.

  • Causas internas e inestables: producen atribuciones referidas al esfuerzo.

  • Causas externas y estables: producen atribuciones referidas a la dificultad de la tarea.

  • Causas externas e inestables: producen atribuciones referidas al azar o a la suerte.

Teoría de la acción razonada de Fishbein y Azjen

El objetivo de la teoría de la acción razonada es la predicción de la conducta de los sujetos ofreciendo una estimación sobre la intención de dicha conducta mediante un índice de probabilidad.

El determinante fundamental de una acción o conducta manifiesta es la intención.

La intención de una persona de realizar una conducta está determinada por dos factores:

  • Factor personal: se refiere a lo que uno cree que debe hacer.

  • Factor social: uno tiene lo que los otros piensan que uno debe hacer. Presión que ejercen las personas influyentes.

Contenido relacionado