4.3. Motivación intrínseca

La motivación intrínseca supone una necesidad psicológica por implicarse en algo sin recompensa externa (se obtiene la recompensa en la misma realización de la tarea) e implica creatividad y curiosidad. En este sentido, los estímulos novedosos, imprevisibles y complejos despiertan nuestra curiosidad porque provocan un conflicto conceptual. Ya desde niño y en las distintas etapas de su desarrollo, el ser humano busca respuestas de forma activa a las preguntas sobre su entorno.

La disonancia conceptual crea un conflicto que aumenta conforme se incrementa la discrepancia entre las respuestas posibles, generándose así la curiosidad y la motivación para aprender; algo inherente al ser humano.

La conducta exploratoria, tan típica de los bebés y que continúa en la etapa adulta, es en sí misma capaz de lograr una activación psicológica, y el objetivo de esta actividad es guiar al organismo hacia caminos nuevos.

Los estudios sobre MI se centran en aspectos subjetivos tales como:

  • la autocompetencia: es la necesidad de las personas de sentirse competentes y de actuar eficazmente en el entorno. En las conductas automotivadas se participa para autoevaluarse como competente, esto es, para percibirse a sí mismo como competente.

  • la causación personal: son las conductas que inicia una persona con intención de producir cambios en su ambiente; no es un motivo en sí, sino un principio guía sobre el que se construye el resto de objetivos. El concepto de causación personal lo introdujo De Charms y hace referencia a considerarse el origen de la propia conducta, por lo que los incentivos externos pueden dañar dicho origen (“paradoja del incentivo”: al aparecer un incentivo externo, la motivación intrínseca disminuye).

  • la autodeterminación.

  • la autoeficacia.

Teorías explicativas de la motivación intrínseca

Todas las teorías sobre la motivación intrínseca coinciden en señalar que la motivación no se encuentra determinada por las condiciones estimulares, sino por la manera activa e intencionada en que se ponen a prueba las propias competencias impulsadas por metas y objetivos personales.

Teoría de la sobrejustificación

Desde la teoría de la sobrejustificación se postula que la idea que se tenga sobre las causas de la conducta, influye en la motivación intrínseca, de tal manera que si se está intrínsecamente interesado en una tarea y se incentiva, la motivación intrínseca descenderá por “sobrejustificación”, lo que pasó a denominarse el “costo oculto de la recompensa”. Así, si se percibe que el incentivo externo controla la conducta, la motivación intrínseca tiende a disminuir.

Teoría de la autodeterminación

Según la macroteoría de la autodeterminación, el hombre decide sobre sus acciones (se involucra en comportamientos que despiertan su interés, en lugar de en aquellos que suponen obligación) y se comprometen con ellas, pero a su vez, la motivación intrínseca se modifica por los acontecimientos sociales y las contingencias extrínsecas (=los incentivos) que se van interiorizando.

Teoría de la evaluación cognitiva

La teoría de la evaluación cognitiva es una subteoría de la teoría de la autodeterminación, y defiende que la cognición de sentirse autónomo y competente favorece la motivación intrínseca, mientras que la percepción de control de la conducta por estímulos externos, la disminuye.

El objetivo de esta teoría es especificar los factores que explican la variabilidad de la motivación intrínseca, y conocer cómo la persona elige aquella conductas que le llevarán a la meta que es satisfactoria en sí misma.

Los incentivos externos tiene dos efectos sobre la conducta:

  • El primero es un cambio en ea percepción de competencia y autonomía según sean los estímulos y afecten al sujeto.

  • El segundo proceso es el cambio en el origen de la causa de la conducta.

Ambos efectos guardan una relación inversa sobre la conducta, esto es, si el incentivo es controlador dañará la autodeterminación y perjudicará la motivación intrínseca hacia la tarea, y viceversa.

Los premios externos que se reciben cuando se realiza una conducta tienen dos aspectos:

  • Informativo

  • Controlador

Teoría de la autoeficacia

Para la teoría de la autoeficacia de Albert Bandura, plantea que la percepción que tenga la persona de su dominio sobre la tarea determinara:

  • Sus expectativas de éxito.

  • Su persistencia en la ejecución

  • La cantidad de esfuerzo invertido en la realización de dicha tarea.

Efectos de la tarea sobre la motivación intrínseca

Elementos que afectan a la motivación intrínseca:

  • Grado de dificultad de la tarea a la que se enfrenta el sujeto.

  • El empleo de premios durante la realización de la tarea.

Grado de dificultad de la tarea

En cuanto al grado de dificultad de la tarea se ha comprobado que repercute directamente en los niveles de motivación. Se considera una situación de reto óptimo cuando el nivel de dificultad y las competencias del sujeto están equilibradas. En dicha situación se establece un flujo entre ambos componentes que permite un elevado grado de concentración y de disfrute durante la realización de la tarea, por el paralelismo entre la actividad y los recursos personales para afrontar la situación.

Para que se establezca el flujo es necesario, en primer lugar, que el sujeto se pueda concentrar, en segundo lugar, que la tarea y los objetivos estén claramente definidos y, por último, que la retroalimentación ante la ejecución sea inmediata.

Características del incentivo que afectan a la motivación intrínseca

Con respecto a las características del incentivo que afectan a la motivación intrínseca se ha encontrado que ésta se ve afectada por:

  • La expectativa de recompensa: la recompensa esperada afecta a la motivación, pero si no se espera, aunque se reciba, no afectará al nivel final de motivación.

  • Su carácter material: si la recompensa es material afecta más a la motivación que si no es tangible, como pueden ser los elogios (por ejemplo, las recompensas tienen un efecto destructivo sobre las tareas creativas). Por otro lado, las recompensas verbales, si son informativas, favorecen la motivación.

  • Las recompensas esperadas y tangibles perturban también al mismo aprendizaje de la tarea y a su calidad

  • El efecto de la saliencia de la recompensa: cuando el incentivo está a la vista o se recuerda con frecuencia durante la ejecución de la tarea, desciende el interés intrínseco por ésta.

Contenido relacionado