4.2. Motivación extrínseca

La ME se encuentra determinada por factores ambientales y sus consecuencias sobre la conducta; hace referencia a los factores del ambiente que nos llevan a dar una determinada respuesta, a repetirla, y finalmente, a adquirirla. El incentivo “atrae al organismo”, en el sentido que hace referencia a los aspectos de la estimulación externa que inciden sobre la conducta motivada. El valor de incentivo del estímulo depende de la historia del sujeto y sus características personales.

Por un procedimiento de condicionamiento clásico de segundo orden (=un estímulo originariamente neutro al asociarse en el tiempo a otro que provoca automáticamente una situación, puede llegar a provocar esa misma respuesta), los estímulos adquieren sus propiedades hedónicas (tanto agradables como aversivas), mientras que por un condicionamiento operante, se emiten aquellas respuestas que permiten alcanzar esos estímulos o huir de ellos. Se considera, entonces, que la motivación de incentivo se basa en la anticipación de las propiedades del reforzador, o lo que es lo mismo, en las expectativas que se crea el sujeto de la situación, lo que le lleva a emitir una determinada respuesta.

La ME es aprendida por condicionamiento operante, puesto que es regulada por el ambiente; aunque los estímulos adquieren sus características hedónicas por condicionamiento clásico.

La experiencia hedónica que se tenga de los reforzadores motiva al sujeto a dar la respuesta.

Efecto del reforzador en los niveles de motivación

El incentivo precede a la ejecución y la facilita por las expectativas creadas, y el valor que posee depende del sujeto que lo percibe e interpreta. El incentivo no es el causante de la conducta, pero incrementa su probabilidad de repetición.

Es importante la distinción entre recompensa, castigo e incentivo para entender la conducta motivada:

  • La recompensa es un objeto agradable que se da como consecuencia de una conducta y su objetivo es incrementarla.

  • El castigo es un objeto desagradable que se da al final de una conducta y su objetivo es reducir dicha conducta.

  • El incentivo es el componente motivacional de la acción, en cuanto que se sabe de antemano qué se va a conseguir si se realiza una conducta concreta, lo que lleva al sujeto a realizarla.

Un mismo objeto puede actuar como recompensa o como incentivo; y un estímulo aversivo puede ser a la vez castigo e incentivo aversivo.

La principal diferencia entre reforzador e incentivo es que los reforzadores (agradables o desagradables) aparecen después de la ejecución del sujeto y consiguen que vuelva a repetirse dicha ejecución, mientras que los incentivos actúan antes de emitirse la conducta y determinan su fuerza, pues vienen a fijar el interés que tiene el sujeto por el estímulo ambiental.

El incentivo externo afecta a la ejecución porque “distrae” la atención del proceso de aprendizaje hacia las conductas necesarias para obtener la recompensa cuanto antes.

Desde las teorías del incentivo se estudian los efectos de la manipulación del reforzador sobre la conducta.

Consecuencias de un estímulo agradable sobre la motivación

El tipo de incentivo crea expectativas para que se incremente el número de respuestas e, incluso su velocidad de emisión.

Las 5 variables más importantes que afectan a la motivación de incentivo de una conducta premiada son:

  1. La contingencia premio-conducta motivada.

  2. Las expectativas motivacionales creadas ante la cantidad y la calidad del premio.

  3. La detección de casualidad.

  4. Las consecuencias motivacionales provocadas por la demora del premio.

  5. El efecto de los niveles de motivación sobre la ejecución.

Contingencia premio-conducta motivada

En la vida diaria todos hemos sufrido el que no siempre por hacer lo mismo,en circunstancias parecidas obtenemos los mismos resultados. La vida diaria nos demuestra que no siempre es así,la misma ejecución unas veces se premia y otras no.

Cuando la ejecución de la conducta motivada no siempre es contingente, nos encontramos ante lo que llamamos programa de refuerzo parcial.

Estos programas de refuerzo se llevan a cabo de dos maneras:

  • Manipulando el numero de respuestas que se tiene que que emitir para recibir el premio o,

  • Bien se puede establecer que el premio se dispense después de un periodo de tiempo determinado.

Programa de refuerzo razón

Cuando se ha acordado que el sujeto, debe ejecutar la respuesta un número de veces señalado previamente ante de recibir el premio.

Programa de refuerzo de intervalo

Situación en donde solo daremos el premio, cuando haya transcurrido un tiempo acordado previamente.

Programa de razón variable

El número de respuestas que debe emitir el sujeto para obtener el premio, varia de un ensayo a otro.

Expectativas motivacionales ante la cantidad y la calidad del premio

La ejecución de la conducta motivada, aumenta cuando se incrementa la magnitud o cantidad del estímulo reforzante por las expectativas que conlleva. Se pondrá más interés y esfuerzo.

Efecto de contraste

El peso de la motivación sobre el aprendizaje.

Efecto de contraste conductual positivo

Llamado también efecto de elación, se le denomina al hecho por el que si a un sujeto se le ha entrenado con una magnitud de recompensa determinada y luego esta se incrementa , el sujeto se hallará más motivado y su numero de respuestas aumentara y el tiempo que tarde en emitirlas disminuirá.

Efecto conductual negativo

Conocido como efecto de depresión. Si se disminuye la magnitud de la recompensa los sujetos responden menos o peor.

Se ha demostrado que cuando se disminuye la magnitud de la recompensa, los sujetos responden menos que aquellos otros que se les dio siempre un refuerzo pequeño.

Ambos efectos tienen que ver con las reacciones emocionales que se producen en el sujeto ante el cambio en las expectativas que se crean sobre la situación de incentivo.

Detección de casualidad

Cuando se produce un emparejamiento accidental de una conducta con un premio, se crean ciertas expectativas sobre que se repita la respuesta; la cual no llega a ocurrir puesto que la respuesta en esas circunstancias no es la causante del incentivo; es lo que se llama conducta supersticiosa (ej: ponerse calcetines rojos en los exámenes porque da buena suerte, etc).

Consecuencias motivacionales provocadas por la demora del premio

Demoras en el acceso al premio retardan la ejecución.Se a demostrado que la demora en el premio afecta a la conducta a partir de un determinado tiempo.También se ha demostrado que no es exactamente así dado que la propia situación aparecen estímulos de marcaje o estímulos marca.

La demora del premio produce que se reduzca su valor de incentivo.

Efecto de los niveles de motivación sobre la ejecución

Se ha comprobado que cuando más intensa es la motivación en un área, mejor es la ejecución del sujeto y asimismo más tarda en dejar de emitir la respuesta, aunque no reciba el reforzador ante su ejecución.

Efecto de la retirada del estímulo agradable sobre la conducta

Cuando la respuesta del sujeto provoca que desaparezca el premio, el valor del incentivo lleva a que no se repita la conducta y nos encontramos ante una situación denominada de omisión.

Consecuencias del estímulo desagradable sobre la conducta

El sujeto puede emitir una respuesta para evitar o escapar de un estímulo desagradable (situación de escape/evitación), o también puede dejar de dar una respuesta porque es castigada con un estímulo desagradable (situación de castigo).

La situación de escape

En la situación de escape/evitación, las expectativas que crea el sujeto ante la situación es lo que le permite no sufrir las consecuencias del estímulo desagradable (ejemplo: si nos sentó mal la comida en un restaurante, evitaremos volver a él).

El castigo

El objetivo del castigo es la reducción de la intensidad y la frecuencia de una conducta, y sus resultados dependen del buen empleo de las siguientes variables:

  • Su intensidad (debe ser al principio intenso; y en cualquier caso ha de ser fuerte, pues un castigo débil tiene poco efecto sobre la conducta, y además ese efecto es transitorio).

  • Su duración (Cuanto más largo, más efectivo).

  • Su contingencia: siempre se debe producir la contingencia, esto es, siempre se debe aplicar el castigo ante la conducta inadecuada.

  • La demora en su aplicación (debe aplicarse inmediatamente a la emisión de la conducta). Es una variable muy influyente en la supresión de la conducta.

  • La disponibilidad de una conducta alternativa. Así, si a la vez que castigamos una respuesta premiamos otra distinta, la probabilidad de ocurrencia de la respuesta castigada disminuirá drásticamente.

El mal empleo o el uso constante del castigo provocan ansiedad en quien lo padece; y éste recurrirá con más frecuencia al castigo en las interacciones con los demás, haciéndole más agresivo.

Si es un castigo incontrolable (no se puede escapar de él), se produce lo que se conoce como indefensión aprendida, e induce a que no se sepa responder ante otras situaciones.

Resultados de la desaparición del reforzador sobre la conducta motivada

En la situación de extinción la motivación del sujeto desciende al no ser contingente su respuesta con sus expectativas. Al inicio, cuando desaparece el incentivo, la emisión de la conducta se incrementa y aparece frustración.

La extinción puede ser tan adaptativa como la adquisición (por ejemplo, cesarán las rabietas de un niño cuando se le deje de prestar atención durante las mismas).

Se denomina resistencia a la extinción al número de veces que se sigue dando la respuesta en ausencia del incentivo y depende de variables como:

  • La contingencia incentivo-conducta motivada, dado que se ha comprobado que la extinción se hace más lentamente con el empleo de programas de refuerzo parcial

  • Si la conducta es adquirida en diferentes entornos: la extinción es más difícil puesto que el estímulo del incentivo posee más claves contextuales.

  • El número de ensayos realizados: un entrenamiento largo provoca mayor resistencia a la extinción.

  • Las variaciones en la demora del incentivo: estas variaciones durante la adquisición provoca mayor resistencia a la extinción cuando se han empleado demoras diferentes mientras se aprendía la conducta. En caso de haber usado la misma demora, esta variable no afecta a la extinción.

Contenido relacionado