2.3. Fuentes de datos

La fuente más importante de obtención de datos sobre personalidad y sobre distintas variables dependientes usadas en los estudios son los cuestionarios y los autoinformes.

Desde pruebas más establecidas como el cuestionario de Cattell para medir los 16 factores de personalidad que propone en su teoría, el NEO-PI-R para medir los 5 grandes factores de Costa y McCrae o el EPQ para medir los factores de extraversión, neuroticismo y psicoticismo según el modelo de Eysenck, hasta otros cuestionarios para medir específicamente determinados rasgos (optimismo, autoeficacia, estilo de afrontamiento) e incluso medidas diseñadas específicamente para cada investigación.

Las medidas usadas en los estudios de personalidad deben ser consistentes o fiables, y además deben ser indicadores válidos del constructo que se quiere medir. Para analizar la fiabilidad se pueden usar varios métodos:

Se puede hallar su estabilidad temporal calculando el coeficiente de estabilidad de las puntuaciones en un test cuando se aplica a la misma muestra en 2 momentos distintos o lo que se conoce como fiabilidad test-retest. La fiabilidad máxima posible sería 1.

Si en un test para medir una variable que se supone debe ser estable, como puede ser un rasgo, ese coeficiente (o correlación entre los datos de las 2 ocasiones) debe ser alto.

Otro índice de fiabilidad trataría de ver si las distintas partes o elementos del test miden la misma conducta. La correlación entre todos los ítems del test permite obtener su consistencia interna (coeficiente alpha de Cronbach).

Otra forma de analizar la consistencia se basaría en el uso de jueces expertos en la variable medida, analizando la relación entre sus observaciones, o acuerdo entre-jueces.

Con respecto a la validez de las pruebas, es decir, si son indicadores adecuados de lo que se quiere medir, estarían:

  • la validez de contenido o demostración de que los ítems representan la conducta que se quiere medir.

  • la validez de criterio que se calcula viendo la relación de la prueba con otras ya probadas que se supone miden constructos próximos o que pueden servir como referentes.

  • se puede calcular a través de la correlación entre esta prueba y las otras que sirven de referentes, en cuyo caso se habla de validez concurrente.

  • puede analizarse si las puntuaciones en este test predicen las puntuaciones en alguna prueba o conducta tomada un tiempo después, que a priori se entiende que deben estar relacionadas, en cuyo caso hablamos de validez predictiva.

  • la validez de constructo que busca garantizar que la prueba evalúa los rasgos que subyacen a las manifestaciones conductuales y que se obtiene cuando se acumula la investigación de diversos estudios que muestran que el patrón de resultados es el esperado según la conceptualización teórica en que se basan.

Un test podría no tener buena validez concurrente y tener validez predictiva, es decir, en el momento en que se crea y se relaciona con otras pruebas afines no tiene una gran relación, pero sin embargo, con el tiempo, puede predecir conductas mejor que las otras pruebas.

Una de las aportaciones de los avances tecnológicos a los estudios sobre personalidad radica en el uso de formatos informáticos para la aplicación de los cuestionarios. Ventajas:

  1. los datos pueden volcarse directamente a los correspondientes programas de análisis estadísticos

  2. el cuestionario puede hacerse mucho más interactivo y adaptado a cada persona

  3. puede identificarse mucho mejor al usuario para aquellos casos en que se analiza la fiabilidad o estabilidad de una prueba aplicándola en varias ocasiones o cuando hay posteriores evaluaciones por tratarse de un estudio longitudinal

  4. cuando se trata de registros diarios que deben tener lugar a una determinada hora se puede saber si la persona está cumpliendo estos requisitos, lo que facilita la realización de estudios idiográficos

  5. puede recibir feedback o información sobre sus respuestas, o datos más globales, lo que favorece su participación en posteriores etapas de la investigación y un menor abandono en los estudios longitudinales

  6. se tiene acceso a muestras más numerosas e incluso traspasando las fronteras de cara a estudios culturales

  7. la tecnología ahora es tan accesible que puede responderse a las pruebas mediante distintos dispositivos portátiles y en el entorno en que se quiere realizar el estudio

Algunas debilidades sobre los datos obtenidos por internet: uno de los primeros problemas es el tipo de muestra que usa esta tecnología que puede no representar por igual a toda la población.

Algunos autores indican que las muestras usadas en los estudios a través de internet son más diversas, atraen a más varones, el rango de edad es más amplio y la diversidad socioeconómica es mayor.

Otra idea que se tiene es que los datos serían menos fiables y aunque podría ser que alguien intentara engañar en sus respuestas, no sería diferente del engaño o los sesgos que puede haber de la misma forma en los cuestionarios de papel y lápiz.

Se usan también otro tipo de métodos para obtener datos en los estudios de personalidad:

  • La entrevista, algunas de carácter más estructurado o fijo y otras más abiertas usadas generalmente desde aproximaciones clínicas.

  • Las observaciones naturales o el estudio de experiencias diarias.

  • El registro del funcionamiento fisiológico a través del electrocardiograma, el registro de la respuesta psicogalvánica (cambios en la actividad eléctrica de la piel debidos al sudor), cambios en la presión sanguínea sistólica y diastólica o en la frecuencia cardíaca, electroencefalograma o la resonancia magnética funcional que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que llevan a cabo una tarea determinada, lo que permite a partir de esas zonas más “iluminadas” virtualmente analizar los lazos entre la actividad en el cerebro y estados cognitivos y emocionales actividades ante distintos tipos de estimulación.

Los diferentes niveles de análisis (cuestionarios, registros fisiológicos, tareas de laboratorio, rendimiento…) proporcionan datos sobre distintos aspectos del funcionamiento de la persona y el desafío es relacionar todos para entender cómo funciona la personalidad como un sistema.

Contenido relacionado