14.5. Las respuestas del Organismo ante el estrés

Una gran variedad de acontecimientos psicosociales, que son percibidos como estresantes por el organismo, pueden producir alteraciones de la función inmune. Es importante destacar, que una misma situación puede ser estresante para un individuo y no para otro.

Los factores psicológicos y sociales que pueden considerarse estresantes son muy diversos, la pérdida de un familiar o de un ser querido, las situaciones de divorcio, la pérdida del trabajo, las enfermedades graves de un familiar, los desastres naturales etc, aún en estos casos la forma en que cada individuo se enfrenta a ellos es diferente.

En situaciones de estrés, puede darse en principio una activación del sistema inmune, si el estrés es intenso y prolongado, se produce inmunosupresión y estos efectos inmunodepresores afectan tanto a la respuesta específica como a la respuesta inespecífica.

En situaciones de estrés, los individuos parecen ser más susceptibles a diversas enfermedades como las infecciones o el cáncer, por lo que se ha planteado que las experiencias vitales estresantes podrían afectar al estado de salud del individuo, al alterar la función inmune.

Contenido relacionado