7.1. Principios generales de la acción antidepresiva

Los pacientes que sufren un episodio depresivo mayor y reciben tratamiento con antidepresivos a menudo experimentan una mejoría en sus síntomas, y cuando esta mejoría llega a reducir los síntomas en un 50% o más recibe el nombre de respuesta. Este solía ser el objetivo del tratamiento con antidepresivos: reducir los síntomas. Sin embargo, ahora, el objetivo es la completa remisión de los síntomas y el mantenimiento de esta remisión, de forma que la derpesión no recidive y el paciente no recaiga en el futuro.

Funcionan los antidepresivos mejor en los ensayos?

Cda vez, hay mayores dificultades para demostrar en ensayos clínicos que los antidepresivos, funcionan de hecho mejor que el placebo. Algunos expertos proponen que se debe a problemas a la hora de las valoraciones clínicas en el marco de los ensayos clínicos donde, a diferencia de la práctica clínica, los pacientes son examinados semanalmente, independientemente de si reciben un antidepresivo o no.

Los críticos de la psiquiatría y de la psicofarmacología proclaman a partir de la evidencia clínica que los antidepresivos no funcionan y que sus efectos secundarios y costes no justifican su empleo en absoluto.

Cuando el tratamiento con antidepresivos supone al menos una mejoría del 50% sobre las síntomas hablamos de respuesta. Estos pacientes están mejor, pero no bien del todo. Previamente este era el objetivo del tratamiento antidepresivo. Cuando el tratamiento consigue eliminar todos los síntomas se habla de remisión si es en los primeros meses, y de recuperación cuando han pasado ya al menos de 6 a 12 meses. Estos pacientes están mejor, pero no están curados, en tanto que la depresión puede volver a aparece. La remisión y la recuperación son los objetivos actuales del tratamiento de la depresión.

Que tal funcionan los antidepresivos en el mundo real?

Sólo un tercio de los pacientes remite con su primer tratamiento antidepresivo; incluso con un año de tratamiento con una secuencia de cuatro antidepresivos diferentes administrados cada uno durante 12 semanas, solo cerca de dos tercios de los pacientes deprimidos alcanzan la recuperación. Los síntomas que persisten tras el tratamiento son fatiga, insomnio, múltiples quejas de dolor físico, así como problemas de concentración y falta de interés o motivación. Los antidepresivos parecen funcionar bien mejorando el humor depresivo, la ideación suicida y el retraso psicomotor.

Cuando la depresión reaparece antes de que haya remitido completa, o en los primeros meses se habla de recaída, si se produce tras la recuperación del paciente hablamos de recurrencia.

Antidepresivos a los largo del ciclo vital

La eficacia, tolerabilidad ha sido estudiada sobre todo en individuos entre 24 y 64 años de edad. Estos datos sugieren que el ratio riesgo/beneficio es más favorable para adultos entre 25 y 64 años que para aquellos entre 19 y 25 años, posiblemente por el mayor riesgo de suicidio en adultos jóvenes. Los escasos datos en niños y adolescentes también sugieren un mayor riesgo de suicidio; esto junto con una eficacia no clara de los antidepresivos hace que la peor tasa riesgo/beneficio se encuentre entre los 6 y 12 años de edad, con tasas intermedias entre las de los niños y los adultos jóvenes para los adolescentes. Los pacientes de 65 años de edad o mayores no responderán tan rápido al tratamiento antidepresivo como el resto de adultos y pueden también experimentar más efectos secundarios que los adultos jóvenes.

Contenido relacionado