4.4. Neuroimagen de los circuitos en la esquizofrenia

La captación de neuroimagen de los circuitos cerebrales en pacientes con esquizofrenia con resonancia magnética funcional (fMRI) descubre el procesamiento de información anormal en áreas cerebrales relacionadas con la cognición y la emoción.

Imagen de la genética y la epistasis

Hoy en día es posible aplicar técnicas de neuroimagen para ver el impacto de la esquizofrenia e incluso ver el impacto de ciertos genes.

Los individuos con el gen catecol-O-metil-transferasa (COMT) con mayor actividad enzimática, tienen menores niveles de dopamina en el CPFDL y así un procesamiento menos eficiente de información en comparación con individuos en el gen COMT con menor actividad.

Tomar té con Valeria

La variante Val de COMT por sí misma podría alterar la actividad CPFDL durante un test de memoria en esquizofrenia en comparación con individuos con la variante Met de COMT; pero cuando se combina con otra variante genética de otra enzima que reduce la disponibilidad de dopamina en el córtex prefrontal, se da un aumento más sólido de la actividad en el CPFDL durante una carga de memoria de trabajo. Así, podemos decir que podríamos ir a tomar el té con Valeria, pero mejor no juntar T con Val, o nuestras dificultades cognitivas podrían ver un empeoramiento si tenemos esquizofrenia.

Cuidado al tomar la sopa de letras

Otro ejemplo de epistasis es el empeoramiento de la eficiencia del procesamiento de información en el CPFDL cuando combinamos dos o tres genes de riesgo de esquizofrenia que tienen nombres que suenan fatal a partir de distintas letras del alfabeto: NRG1 (neuregulina), ErbB4 y AKT.

Contenido relacionado