14.2. El surgimiento de la Psicología Social Aplicada

Se produce el primer encuentro de psicólogos sociales, para el estudio de las aplicaciones (Mallorca 1973), editado por Deutsch Y Hornstein (1975), primer manual de Psicología aplicada. A continuación destacan los manuales de Fisher, Podrigues, Oskamp y Weyant, y series, editadas por Bickman, Kidd y Saks, por Stephenson y Davis y por Stringer, todas ellas se interrumpieron después de su lanzamiento.

Por primera vez se incluye, un capítulo específico sobre psicología aplicada en el Handbook de Lindzey y Aronson, y apareció en la revista "Basic and Applied Social Psychology".

Un nuevo enfoque

En 1980 surge un nuevo enfoque:

  • Se pone fin a la práctica de realizar las actividades aplicadas de manera aislada y desconectadas del que hacer teórico e investigador de la disciplina.

  • Los psicólogos sociales se implican en una reflexión colectiva sobre el propio concepto de aplicación.

  • Se replantean las relaciones entre teoría, investigación y aplicación.

  • Se somete la aplicación a exigencias más extrictas, en la línea planteada por Shelley Taylor, en la encuesta enviada a los miembros de la Sociedad de Personalidad y Psicología Social, que tendrá que cumplir las siguientes condiciones:

    • Incardinarse en algunas líneas de investigación psicosocial, como percepción, actitudes, grupos, relaciones interpersonales, comunicación u otras.

    • Actuar sobre algún ámbito de relevancia social, como la salud, educación, bienestar, trabajo, conducta de riesgo, comportamiento ambiental, entre otros.

    • Realizar los necesarios contrastes empíricos con la metodología psicosocial adecuada.

    • Demostrar empíricamente su eficacia.

Contenido relacionado