12.2. Enfoques en el estudio psicosocial del prejuicio

Etapas en las que se estudio el prejuicio en psicología social:

La primera etapa está, la teoría desarrollada por Adorno et al. en 1950, postulaba que los niños que habían sido objeto de una educación severa y conforme a los códigos morales convencionales experimentaban sentimientos hostiles y agresividad hacia sus padres que desplazaban hacia personas que consideraban más débiles o inferiores. De este modo, estas condiciones familiares crean un tipo de personalidad caracterizada por una excesiva deferencia o admiración hacia la autoridad, rigidez de pensamiento y, sobre todo, una actitud de hostilidad hacia los grupos minoritarios o de menor estatus(inmigrantes, homosexuales o mujeres), que se convierten en chivos expiatorios sobre los que descargar sus frustraciones.

La segunda, se estudia una extensión de la teoría del dogmatismo de Rokeach,(1956), según la cual las características anteriores no son exclusivas de la política de derechas, sino que también podemos encontrarla en la extrema izquierda. Ambos enfoques han recibido importantes críticas teóricas y metodológicas, ya que obvian la importancia de los factores situacionales en el prejuicio.

Los enfoques más utilizados en el análisis de este fenómeno han sido las concepciones del prejuicio como actitud negativa y como conflicto intergrupal.

Respecto a la consideración del prejuicio como actitud, las definiciones clásicas del prejuicio ya presentadas y vigentes en los análisis actuales, coinciden en conceptualizarlo como una actitud negativa hacia un determinado grupo social o hacia sus miembros por el hecho de pertenecer a ese grupo.

Si aplicamos las principales características utilizadas para definir las actitudes al ámbito del prejuicio, podemos considerar los siguientes aspectos clave en este fenómeno:

  • Se trata de un juicio que implica una evaluación cargada afectiva y negativamente.

  • En el que el objeto actitudinal son uno o varios exogrupos y sus miembros.

  • Es un fenómeno relativamente estable y duradero en el tiempo.

  • La actitud prejuiciosa, una vez formada, influirá, mediará y guiará el comportamiento del individuo hacia los miembros del exogrupo.

Desde la aproximación acerca de la estructura de las actitudes, el prejuicio estaría formado por:

  • Un componente afectivo que se define por los sentimientos, estados de ánimo y reacciones emocionales que experimentan las personas en relación con los objetos de actitud.

  • Un componente cognitivo que se define por la información o el conocimiento que las personas creen que tienen sobre los objetos actitudinales, es decir, por las creencias. Se denomina “estereotipo”.

  • Un componente conativo o conductual que hace referencia a la intención de conducta o a las acciones que las personas llevan a cabo en relación con el objeto actitudinal. En el caso del prejuicio, la intención de conducta o la propia conducta, será predominantemente negativa. Ha sido denominado “discriminación.”

El modelo desde los tres componentes predice que habrá consistencia entre los tres.

Contenido relacionado